Sistema digestivo de una rana

sistema digestivo de la rana

El Sistema Digestivo de una Rana les permite a estos anfibios procesar nutrientes esenciales con efectividad, garantizando así su supervivencia porque así lo quiso Dios. Las ranas son animales omnívoros, esto quiere decir que se alimentan tanto de plantas como de otros animales más pequeños.

La dieta de estos animales puede variar según la especie de rana y el entorno natural donde se encuentran ubicados. En su mayoría, se reproducen en lugares tropicales donde hay mucha humedad y esto puede hacer que se mantengan hidratadas.

Conoce más sobre el Sistema Digestivo de una Rana, cómo se compone y cómo se desarrolla el proceso de alimentación.

Tabla de Contenido

    ¿Cómo funciona el Sistema Digestivo de una Rana?

    En primer lugar, el Sistema Digestivo de una Rana está distribuido en 2 partes que tienen distintas funciones y utilidad. Sin embargo, estas partes trabajan en conjunto para procesar los alimentos y que se adquieran los nutrientes necesarios y fundamentales.

    La primera parte es el Canal Alimentario, que es la extensión por donde recorren todos los alimentos desde su ingestión. Inicia con la boca, luego con la cavidad bucal, pasando por la faringe, el esófago, y el estómago en principio.

    Posteriormente se encuentra el intestino delgado, el intestino grueso, la cloaca y el ano, que es donde termina dicho canal. Es un trayecto bastante corto comparado con otro tipo de animales que poseen los intestinos más largos y más complejos.

    La segunda parte está conformada por los órganos que producen las enzimas digestivas para procesar los alimentos que se ingieren. Esas son las Glándulas digestivas, empezando con las glándulas gástricas, pasando por el hígado, el páncreas y las glándulas intestinales.

    Gran parte de las especies de ranas son cazadoras y atrapan a insectos u otros animales con una lengua pegajosa. La misma es muy larga, además de que puede estirarse y retraerse con rapidez para así atrapar a las presas.

    Estos son los componentes y elementos que forman parte de la nutrición de las ranas.

    Importancia de las ranas para el ecosistema

    Gracias a las ranas existe un control natural de muchas plagas de insectos que pueden propiciar enfermedades, como los zancudos. Por otro lado, generan nutrientes a los suelos, mejorando sus componentes y haciéndolos más resistentes y útiles para las siembras.

    A pesar de que a muchas personas no les agraden estos animales, los mismos indican que hay un entorno sano. Los sapos y ranas necesitan de aguas limpias para reproducirse, por lo que su presencia indica que hay posibilidades vitales.

    También son una fuente de alimentos para depredadores más grandes, formando parte de la cadena alimenticia muy importante del mundo. Hay muchos insectos que forman parte de su dieta, entre ellos las plagas que afectan cultivos y alimentos para humanos.

    De igual forma, en su piel se encuentran muchas sustancias que son indispensables para crear medicamentos, especialmente analgésicos y antibióticos. Actualmente existen muchos estudios con el propósito de aportar tratamientos novedosos para enfermedades graves del ser humano, como el Alzheimer.

    Es por ello que se quiere rescatar todas las especies de ranas, especialmente las que están en peligro de extinción. Aproximadamente el 40% de todas las especies se encuentran en este estado, por lo que es necesario preservarlas y protegerlas.

    Sin duda, estos animales son un eslabón muy importante dentro de la cadena alimenticia mundial.

    5/5 - (9 votos)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir