Funciones del esófago

Funciones del esofago

Hay funciones del esófago, que son específicas y necesarias para un buen desarrollo de la digestión y absorción de nutrientes. Es un elemento importante para todos los seres vivos que lo poseen, permitiéndonos sobrevivir de una forma eficiente y segura.

En comparación con otros órganos, no tiene tantas funciones que ayudan al procesamiento de alimentos y la descomposición o asimilación. Aun así, es una parte elemental de nuestro cuerpo, que debemos cuidar con comidas balanceadas y teniendo una buena alimentación.

A continuación, explicaremos las funciones del esófago, además de establecer las características que lo hacen importante para la digestión adecuada.

Tabla de Contenido

    ¿Cuáles son las funciones del esófago y qué características posee?

    La primera de las funciones del esófago es como el transporte de alimentos y nutrientes que ingerimos por la boca. Gracias al esófago, el bolo alimenticio ya masticado puede descender hacia el estómago sin quedarse atascado en el trayecto establecido.

    Es un conducto que tiene forma de tubo, que actúa de una forma involuntaria gracias al sistema nervioso del cuerpo. El mismo detecta cuando se está masticando en la boca y prepara los músculos del esófago para tragar el alimento.

    A través de estos mismos músculos se van desplazando los alimentos hacia el estómago, contrayéndose y relajándose según se avanza. Al tragar el esfínter principal se abre, y cuando se llega al final, el último esfínter se abre para entregar.

    Una característica fundamental es que cuando todo el alimento se ha pasado al estómago, el esfínter final se cierra completamente. Esto es para evitar que la comida se devuelva en caso de algún movimiento inesperado del cuerpo que lo agite.

    Aquí se toman en cuenta a todos los alimentos que se han ingerido, al igual que las bebidas y saliva. El mismo proceso se repite siempre que se detecta que se va a ingerir y se da orden de tragar.

    Son unos músculos eficientes, logrando transportar la comida hacia el estómago incluso estando de cabeza.

    Importancia del esófago en el proceso digestivo

    Un detalle muy importante de este elemento es que ayuda a mantener los órganos conectados para el traspaso de nutrientes. Es por eso que es tan fundamental, y su falta dificultaría mucho el transporte de los alimentos hasta su destino.

    A pesar de que el estómago se cierra para la digestión, también se encuentra el reflejo del vómito por estímulo. Este sucede cuando hay un caso de mala digestión, donde se tienen que desechar rápidamente los alimentos por ciertos factores.

    Se trata de un mecanismo de defensa para expulsar cualquier posible toxina que esté afectando a la digestión de alimentos. Es algo muy necesario, a pesar de que pueda ser una experiencia desagradable por las náuseas que son impulsos fuertes.

    Cuando esto ocurre, es el único momento donde el esófago devuelve todo lo que había transportado con anterioridad, para expulsarlo. También es posible gracias a una comunicación que tiene el esófago con la tráquea donde se informan el vómito venidero.

    Hay que tomar en cuenta que en caso de que los vómitos son recurrentes, lo mejor es consultar al médico. Allí se hacen los diagnósticos necesarios para determinar qué es lo que causa que el vómito sea algo tan recurrente.

    En caso de tener vómitos muy seguidos, lo mejor es abastecerse de líquidos para contrarrestarlo.

    5/5 - (7 votos)
    1. Luis dice:

      Gracias por compartir. Gran artículo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir