Aeroponía: qué es, cómo funciona y ventajas principales

Aeroponia

La aeroponía es una estrategia que permite el crecimiento de plantas en entornos cerrados o semicerrados. Para hacerlo posible, son necesarios aspersores o nebulizadores para usarlo en las raíces colgantes y en el tallo.

Las soluciones para hacerlo tienen que ser ricas en nutrientes, haciendo posible que el crecimiento de las plantas sea dado. Gracias a ello, se puede crear un microambiente que tenga una humedad relativa.

Las raíces pasan a crecer suspendidas en el aire, resultando de ello hortalizas que son de alta calidad. Es de gran ayuda este tipo de actividad, pero solo al practicarse de forma correcta.

Tabla de Contenido

    Principales ventajas obtenidas con la aeroponía

    Principalmente, se conoce que es una actividad sencilla de manejar que puede darse a pequeña o gran escala. Cuando se desarrollan las raíces en el aire en este tipo de ecosistema, no se da el desarrollo de algas.

    Sumado a ello, se cuenta con una gran aireación, teniendo como resultado mayor crecimiento de las raíces de las plantas. No es necesario gastar demasiada agua o nutrientes, lo cual no es igual a otros sistemas hidropónicos.

    Finalmente, se cuenta con un mayor rendimiento de las áreas y plantas que se tengan.

    Principales desventajas obtenidas con la aeroponía

    Como es un sistema innovador y distinto, cuenta con un costo de instalación bastante alto, distinto a las plantaciones convencionales. En caso que haya un manejo negativo de los nutrientes y sus soluciones, puede afectarse el sistema de forma completa.

    Cuando hay casos de descuidos de higiene, las raíces de las plantas pueden resultar afectadas con hongos y bacterias. Por ello, es recomendable que se tenga el mejor manejo de higiene que pueda existir en el sistema instalado.

    Componentes del sistema de aeroponía

    Contenedor

    Las raíces de las plantas tienen que estar separadas por una estructura de apoyo parecida al sistema de raíz flotante. La estructura tiene que ser fuerte y derecha, brindando un sustento de la planta y conteniendo perforaciones.

    Estas últimas tienen que contar con un diámetro adecuado para que sean puestas las canastillas con la plántula. En dicho lugar, pasarán a salir las raíces, lo que es esencial para que la aeroponía funcione.

    El contenedor, cuando es un sistema pequeño, puede ser cualquiera que funcione para el cultivo de plantas con sistema hidropónico. Por dentro, debe ser impermeable, por lo que se debe forrar por dentro con plástico negro de calibre 600.

    Este tipo de cultivos deben favorecer el acceso del aire para dar un desarrollo completo de las plantas. Esto es algo que tiene que tomarse en cuenta para que el sistema de aeroponía pueda funcionar.

    Elementos de aspersión

    Los rociadores, nebulizadores y pulverizadores deben ser indispensables para la elaboración del sistema, dando así una entrega de nutrientes efectiva. Estos sistemas de circuito cerrado se encuentran adaptados a mantener un cultivo aéreo de manera constante y funcional.

    Es por ello que se han dado varias alternativas para que la aspersión se pueda dar en la aeroponía correctamente.

    Solución con nutrientes

    La solución nutritiva hace posible que las raíces reciban lo necesario para el crecimiento de las plantas. Con una solución muy saludable es posible que se dé una distribución y absorción sencillas y completas.

    Así, las hortalizas podrán lograr un tamaño correcto y ser cosechadas cuando corresponda, pues no hay competencia de nutrientes.

    ¿Te ha resultado útil este post?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir